viernes, 6 de julio de 2012

Del Comunismo al Socialismo del Siglo 21. De Rusia,China y Cuba a la Venezuela de Chavez y el Ecuador de Correa.


Comunismo, Socialismo del siglo 21 y de Rusia, China y Cuba a Venezuela de Chávez y el Ecuador de Correa.
La Tiranía avalada por mayorías engañadas y no preparadas.
La democracia tiene un hueco: El valor del voto en las elecciones.

En Latinoamérica se ha inventado una forma de que los gobiernos se perpetúen en el poder.
El método es simple. Como las minorías son pobres, los políticos idearon la forma de ganarse esos votos.
Primero usaron el comunismo donde el objetivo era el mismo capturar el poder dárselo al estado que son todos los ciudadanos y el partido de gobierno que capturó el estado se perpetuaba en el poder. Rusia, China y Cuba son ejemplos. Todos fracasaron y tuvieron que cambiar, menos Cuba que ha fracasado pero que aún no puede cambiar. Increíblemente un pueblo acepta vivir sometido ante un gobernante que agonizante cede el poder a su hermano (como si fueran dinastía) y está confinado a una cárcel que es una isla y de dónde no puede salir pues sería inmediatamente detenido y juzgado pues es un criminal confeso y probado que tiene las manos llenas de sangre (diz que fue guerrillero y con eso se lava las manos pero la sangre no sale). Su pueblo con el cerebro también lavado por el miedo, el conformismo y la carencia de espíritu de superación se resigna a acompañar a su gobernante compartiendo la misma celda en la que Castro convirtió a Cuba con todas sus penurias y sufrimientos.
Rusia se volvió capitalista con muy poco costo social y China es un comunismo en transición  a capitalista donde la libertad avanza a pasos agigantados.
La razón del fracaso comunista es simple: La teoría de que todos somos iguales es falsa por que no todos somos iguales. Dios creó al hombre para que se amen los unos a los otros y para que sean libres. El comunismo impulsaba la lucha de clases  o sea el odio entre las personas y no el amor y también la represión a quienes no comulgaban con su salvaje teoría. Al atentar contra el amor y la libertad cometieron blasfemia el pecado más grande que existe y que es poner en duda la existencia de Dios ó utilizar con fines malévolos los dones divinos como son el amor, la justicia y la libertad y fracasaron y cayeron por eso.
Tuvieron que aceptar que hay gente mas estudiosa, trabajadora, honesta emprendedora y capaz que otras y a esos son los que hay que apoyar para que generen otra bendición que es el puesto de trabajo y eso solo se consigue con inversión local, inversión extranjera y generando riqueza retroalimentándola, apoyando a los emprendedores.
El estado debe controlar que los ricos no exploten a los pobres, que se cumplan las leyes laborales, que el trabajador y el empleador no se abusen mutuamente, que se recauden los impuestos y que las labores del estado sagradas son educación salud y obras públicas practicadas en un marco de honestidad.
Se debe contar con ciudadanos con valores y eso se logra con adecuada educación y formación familiar, cívica y religiosa. No hay otra fórmula.
Al fracaso del comunismo idean el socialismo del siglo 21. Castro es el mentor de esta idea y en Latinoamérica los siguen la Venezuela de Chávez y lamentablemente el Ecuador de Correa. Ambos países petroleros uno 20 veces más rico que el otro y con plata para sufragar el trasnochado comunismo pero con algún maquillaje y nuevo nombre. Ideas comunes: Impulsar la lucha de clases: los pobres contra sus explotadores los ricos, tener bien a los militares y policías para la represión, capturar todos los poderes del estado para vivir eternamente en el poder y tapar los malos manejos y actos de corrupción que son su principal debilidad. Crear un enemigo que aglutine a la gente: El Imperio y crear una figura resucitando a un muerto, cometiendo otro pecado pues lo resucitan para beneficio propio: Chávez resucita a Bolivar y Correa a Eloy Alfaro Delgado aprovechando el mismo apellido materno para levantar su alicaída estirpe con una ligazón a una figura que fue destacada, y otras razones que son muy tristes de referir.
Pero al coartar la libertad y proponer la lucha de clases se producen enfrentamientos pues al atentar contra los sagrados dones divinos como son la libertad, la justicia y el amor se producen despojos, luchas y muertes que son responsabilidad de los gobiernos y del gobernante de turno y quedan automáticamente manchados de sangre y sujetos a una condena y pena que tarde o temprano será ejecutoriada por la tiranía y las gruesas fallas y errores cometidos como gobernantes debido a su incapacidad, juventud y desórdenes sicosomáticos  a pesar de que las leguleyadas propias de la tiranía laven momentáneamente su imagen, viviendo en el reino de la mentira.
La blasfemia de estos gobernantes muchas veces sufren su castigo con muertes violentas o enfermedades incurables con agonías lentas y dolorosas o prisiones de por vida como tantos ejemplos que tenemos a la mano, pero enceguecidos por el poder y el pecado deciden ser gobernantes necios, ciegos y soberbios.
Al haber desempleo y magros ingresos, surgen y reinan la corrupción, el tráfico de drogas, el lavado de dinero y la delincuencia, todas ellas causando mas muertes que una guerra y cuya responsabilidad también es del gobernante de turno, o sea más manchas de sangre por la que tarde o temprano será juzgados ya sea por tribunales locales o la ley divina de las cuales no escaparán, por más sabidos que se crean como rasgo claro y preciso de su ignorancia e incapacidad para gobernar creyéndose dioses de barro con el perdón del barro.
El pueblo no quiere ya gobernantes mesiánicos, seudo lideres todopoderosos sino hombres buenos, justos e inteligentes, no quiere ya bonos ni dádivas miserables e indignas aparte de  mentirosas que buscan engañarlos comprando sus votos sino quieren un puesto de trabajo, quiere autoridades honestas y con valores, quiere la mas amplia libertad ese don de Dios quien al crear al hombre libre nos dice la libertad el amor y la justicia son dones divinos que no puedes atreverte a mal utilizar gobernando como tiranos, causando la muerte de sus gobernados al implantar el odio como mecanismo maquiavélico y satánico para dividir y reinar y manejando la justicia a su antojo para provecho y beneficio propio.
Pienso que la democracia tiene un error en las elecciones del gobernante. El peso en votos de todos los ciudadanos no puede ser igual. No puede tener el mismo peso el voto de un ciudadano que solo sabe leer y escribir  que el del que tiene un ciudadano con Doctorado.
Creo que debe haber una escala de peso de votos como por ejemplo (se debe analizar bien, esto es solo una idea):
Ciudadano con educación primaria: 0,5 Voto
Ciudadno con educación secundaria: 0,6 Voto
Ciudadano con educación superior: 0,7 Voto
Ciudadano con masterado: 0,8 Voto
Ciudadano con Doctorado: 1,0 Voto.
Solo así se podrá corregir una deficiencia que si no se corrige perpetuará en el poder a tiranos mesiánicos que a costa de blasfemar se perpetúan en el poder y se constituyen mas bien tiranías avaladas por elecciones donde deciden las mayorías que no tienen el suficiente criterio para elegir el gobernante que más le conviene y son susceptibles de ser engañadas fácilmente.

No hay comentarios:

¡Salud amigos!

¡Salud amigos!
Con un Pisco Sour peruano

Instrumento tipico

Instrumento tipico
Quijada de Burro